Mobirise


BIENESTAR Y RELAJACION

ALMOHADA DE CÁSCARA DE TRIGO SARRACENO

ALMOHADA DE CÁSCARA DE TRIGO SARRACENO

“Línea tradicional japonesa”
Relleno con cáscara de trigo sarraceno
Hipoalergénico – antiácaros - lavable

El ácaro “un peligroso acompañante durante las horas de sueño” 

Sabía que un pequeño y microscópico insecto llamado ácaro “es su fiel y peligroso acompañante durante las horas de sueño”. Este insecto se alimenta de escamas de piel humana y el lugar propicio para su proliferación suele ser el colchón y la almohada.
Los ácaros forman parte del grupo más antiguo de los primeros animales que aparecieron en la vida del planeta. Estos pasaron del ambiente acuático al terrestre adaptándose al hábitat.
La gran mayoría de almohadas están hechas de fibra sintética, los típicos rellenos de algodón o plumas que, en ocasiones no son ni reales, y contienen productos tóxicos y químicos. 
Pero lo realmente malo no está ahí, sino en los “”pequeños seres microscópicos” que allí habitan. 
Millones de ácaros y esporas fúngicas pueden estar habitando el interior de esa Almohada que con gusto y placer usas cada noche, y más aún, por la mañana al despertar, la abrazas con tal de no salir de la cama. 
Si en ese mismo momento, noche o mañana, pusiéramos una cámara microscópica se podría ver en el rostro y en la boca, saliendo de la almohada, corretear millones de “bichitos”. Puedes evitarlo!
Natural. Relleno de cáscara de trigo sarraceno. Esta cascarilla es un material muy maleable y totalmente natural: En Japón se utiliza tradicionalmente desde hace más de 500 años para el relleno de almohadas, almohadones de lactancia y Zafúes.

Relleno de trigo sarraceno

La cáscara de trigo sarraceno

Hipoalergénico
No existe alergia a las cascarillas. El trigo sarraceno es un fruto y no un cereal y no contiene nutrientes, por lo tanto no atrae a los insectos.

Orgánico
Su cultivo no acepta pesticidas, por lo que es un producto absolutamente orgánico. No hacen hongos ni concentran ácaros.

Térmico
La cáscara de trigo sarraceno mantiene la temperatura siempre estable, no refleja el calor corporal a diferencia de las fibras sintéticas, por ello es un material fresco en verano y cálido en invierno. Esto también ayuda a disminuir los problemas de transpiración.

Materiales y características

Esta cascarilla es un material totalmente natural, en Japón se utiliza en la medicina tradicional oriental desde hace más de 500 años para el relleno de almohadas y almohadones de lactancia, entre otras aplicaciones.

Su principal característica terapéutica es la de contribuir a la eliminación de dolores cervicales a partir de la maleabilidad de su relleno que permite la adaptación ergonómica a la anatomía del cuerpo sin generar tensión. Lo que permite un descanso cómodo y reparador. Evita los dolores de cabeza y de la zona cervical por tensiones y mala postura durante la noche.

En una almohada convencional, el cuerpo debe adaptarse a la forma de ésta. La almohada de cáscara de trigo sarraceno, se adapta de manera instantánea al cuerpo, en cada posición que rotemos durante la noche, evitando las tensiones y contracturas que registramos con el dolor al levantarnos.

El uso cotidiano de la almohada permite que los músculos y tendones del cuello queden en la posición adecuada, llamada lordosis cervical normal (LCN). La posición de LCN hace que la médula espinal se encuentre relajada y acortada, ejerciendo de esta manera menos presión en las raíces nerviosas de la zona lumbar. La posición de LCN permite también la relajación de la mandíbula.

Las cáscaras de trigo sarraceno es un material muy maleable, por lo cual se adapta perfectamente a la forma de la cabeza y del cuello, permitiendo así la relajación de todos los músculos que van desde la zona del trapecio a la cabeza. De esta manera dicha área se recupera de la irritación diaria causada por el estrés y las tensiones nerviosas. La misma relajación muscular genera una baja de la presión sanguínea y la eliminación de los dolores de cabeza y del estrés psicológico.

Otro de los beneficios de estas almohadas es la eliminación de los ronquidos, ya que los pasajes de aire en el cuello quedan más abiertos. Otra ventaja es que no exige cambiar tanto la posición durante el sueño, lo cual contribuye a un sueño más reparador.

Uno de los principios fundamentales de la medicina oriental con relación al buen dormir, es que la cabeza debe mantenerse fría y los pies calientes.

Este tipo de almohadas mantiene la normal temperatura de la cabeza debido a que el trigo sarraceno, es de por sí un activador circulatorio y sus cáscaras evitan que la almohada tome temperatura, cosa que ocurre con los materiales convencionales. En el caso de dolencias muy agudas, se puede enfriar la almohada en heladera o freezer durante un día, para luego aplicarla a la zona afectada, teniendo en cuenta que el frío activa la circulación de la zona afectada, permitiendo su relajación. De ser posible, es bueno colocarla en la heladera una vez cada 30 días.

Las almohadas comunes de goma o de pluma generan además una carga estática. En cambio la almohada de cáscaras permite que el campo electromagnético del cerebro funcione normalmente, generando a su vez una mejor calidad de sueño.

Las almohadas comunes contienen formaldehídos y diversidad de químicos, lo que genera presencia de hongos y microorganismos, cosa que no ocurre con la cáscara de trigo sarraceno.
Con el tiempo de uso, las cascarillas en la almohada se pulen unas con otras haciendo que se vuelvan más maleables y se optimice su función terapéutica.

Por sus características estructurales y su tela de puro algodón, conforma un excelente disipador de la temperatura manteniéndose fresca en verano y disminuyendo la necesidad de cambiar de posición durante la noche con su consecuente alteración del sueño.
Las almohadas de cascarillas tienen una vida útil de más de 10 años. Se confeccionan con tela de gabardina de puro algodón y su relleno orgánico, tanto cascarillas como lavanda, se encuentra libre de fertilizantes y pesticidas.

Funda
Gabardina, color natural, de algodón 100%. Posee en su tapa inferior un cierre para poder regular y modificar el relleno en altura y consistencia. También se puede vaciar para lavarla.

Altura
Regulable, se puede sacar o agregar relleno.

Ergonomía
“Es el conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinario aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, salud, seguridad y bienestar”.
Nuestro diseño exclusivo, inspirado en el estilo japonés, está diseñado desde los principios de la “Ergonomía” y permite las almohadas de cascarilla, otorguen un descanso sano y reparador y además que sean muy duraderas.

Tela
La bolsa interna está confeccionada en gabardina en color natural de puro algodón.

Calidad de confección
Elaborados de manera totalmente artesanal con detalles de terminación y con costuras reforzadas utilizando hilo de algodón. Tienen doble costura en toda su confección.

Práctico cierre
Se puede ajustar la altura de la almohada de la manera más cómoda para cada necesidad, puesto que en un extremo tiene un cierre desde donde se puede sacar o agregar relleno hasta lograr la altura y contundencia ideal.
También se puede vaciar para lavarla.

Stock del producto
Siempre tenemos variedad de Almohadas en stock. De no poseer por algún motivo, el producto estará listo para retirar como máximo una semana después de ofertar.
almohada de trigo sarraceno

Medidas

La medida de la altura es con todo el relleno expandido.

CHICA: 26 x 22 x 6,5 cm.
MEDIANA: 40 x 30 x 7,5 cm
GRANDE: 60 x 36 x 7,5 cm

Cuidados del producto

Las almohadas de cáscara de trigo sarraceno están forradas en tela de puro algodón, no debe lavarse el relleno y deben conservarse en lugares frescos y secos.
En caso de habitar en zonas de clima húmedo, se aconseja exponerlas regularmente al sol.

Dirección 

Avenida Cabildo 2040 - Galería Los Andes, Local 77 - CABA


Teléfono

(011) 4784 - 2141

Links

Facebook